Como abrir un coco y sacarlo de la corteza

No os encanta el coco?!
Está riquíííísimo!!
¿Sabéis a qué momento de mi infancia me recuerda el coco?
A la Feria de mi pueblo <3
Esos días de Septiembre en los que las noches empezaban a “refrescar” y estrenábamos ropa para salir guapos, casi elegantes (en el caso de nosotras, mi hermana y yo, tuvimos suerte con nuestros padres, tenían dos dedos de frente y…no nos podemos quejar del todo por lo que llevábamos puesto…jejejej).
Todos nos poníamos guapos…y de paseo a la feria!!
Al principio de los pasillos, al lado de la entrada del parque, un puestecito blanco con chorritos de agua, parecía una fuente… y enseguida veía ese riego…mi alarma y la de mi madre ya empezaba a sonar ¿Para refrescar qué?
Trocitos de coco!!
1€ trocito…madre y yo tan contentas por la feria.
Siendo honesta…siempre me llamaba la atención el coco..pero nunca me lo terminaba o solo quería la parte blanca (la pequeña capa marrón no la quería. Si, era una tiquismiquis…) pero año tras año le cogía el gusto!!
Como todo niñx, el pasillo de de las colchonetas me encantaba…solo podía subirme a 3 cosas, mi prima y yo discutíamos por cual era mejor y merecía la pena… había que aprovecharlas!! Pero ella era más valiente que yo, siempre se atrevía con las más peligrosas, (si…subir a una en la que te subía a un 1 metro de altura para mi era muerte asegurada!!)….algunas veces me dejaba llevar con ella, mi madre y tías me animaban a ser tan valiente como ella…. a veces salía bien, otras….no tanto…
verdad, mamá?
Aún recuerdo la vez que subí a una colchoneta hinchable y todo era perfecto, saltando para arriba y para abajo…hasta que llegué a esa alta y kilométrica cima ( no mas de 3 metros) y no había quien me bajara…ni por las escaleras de vuelta ni por la rampa!!
Si… Madre tuvo que subir a por mi….pobrecita, que mal se lo habré hecho pasar a veces por ser tan cagada…y tener que pasar vergüenza (y ahora por no serlo tanto…cambiamos la vergüenza por preocupación)…
La zona de comida me gustaba menos…a no ser que fuera de dulces, eso era otra cosa!… Había un puesto enorme!! Lleno de bolsitas trasparentes y alargadas, de regalices de todas las variedades y tamaños (los que parecían sandwich de colores eran los favoritos de mi madre y por tanto…siempre intentaba robarle alguno 🙂 ), almendras garrapiñadas, supositorios, cacahuetes con un montón de azúcar por encima…lo mejor de lo mejor!! (o eso pensaba en esa época)
Pero…y los puestos?? Me enamoraban…No todos, claro…siempre había alguno con cosas de moda del momento (peluches de la película de dibujos del momento en los que ponían tu nombre, pañuelos con goma para la cabeza…). En los que había pulseras con nombre siempre me quedaba largo rato, ¿para qué? Para nada…nunca encontraba mi nombre…
Me encantaba mirar la ropa…creo que ahí empecé a encontrar mi estilo “hippie”. Empecé con ponchos desde bien pequeña…y terminé con bombachos y chilabas…. por no hablar del tema “joyas” pulseras, pendientes, anillos… todo loque era de madera o en su defecto plata me encantaba (aún recuerdo mi primer autoregalo, un anillo con un hada…siempre desaparece una temporada pero siempre lo recupero…aunque ultimamente se está pasando con su viaje…)
Y los domingos…el último día de la feria…mi padre se escapaba un rato del trabajo para poder venir con nostras a la feria y dábamos un paseo, gracias a el siempre práctico mi puntería…¿por qué? No me gustaban los puestos de juegos…pero había uno que me encantaba porque a el le gustaba mucho… soy pacifista y estoy en contra de las armas pero… he de reconocer que este juego me encantaba.
Consistía en disparar con escopetas de corcho a un escenario de vaqueros…que puntería tenía mi padre!! Y al final…los años que el no podía escaquearse del trabajo mi madre lo sustituía y luego fui mi turno, uno o dos años…. hasta que me di cuenta que era un gasto innecesario y…con armas (si, falsa pero…me convertí en un poco pacifista radical…jejeje)
¿Qué más hacíamos el último día? Chocolate con churros para finalizar la feria!!
Todos los años me sentaba mal el chocolate caliente…pero todos los años lo pedía (hasta que fui lo suficientemente consciente y lista como para saber que aunque fuera chocolate…no debería comerlo, jajajajaja)
En fin…niños y niñas… que deliro entre momentos de mi infancia… ¿de qué estábamos hablando?
Coco!!!
Pues que años después de probarlo por primera vez en la feria de mi pueblo…y tener alguna vez en casa (abierto a martillazos por mi padre en la calle) compré uno aquí! (Irlanda) y bueno…lo tuve un poco complicado para abrirlo pero…al final os enseño una buena forma de hacerlo!! y los más importante, como sacar la pulpa de la cascara de una forma muy muy sencilla, lo prometo!!!
echarle un ojo a los videos!!
El primero es para como abrir el coco
El siguiente para como sacarlo de la corteza 😉
¿A vosotrxs también os gusta el coco?¿Me queréis contar como lo abrís vostrxs? ¿También os recuerda a la feria (jejeje)?
Contadme!!
Como abrir un coco (que hacer y que no hacer)

Cómo pelar un coco. Muy fácil!!

*¿formas parte de esta aventura?*

**…Como siempre os digo…soy bruja pero no adivina. Feedback en los comentarios!**
 ***¡seguirme! para ver mis nuevas entradas y animarme a seguir escribiendo!***
****¡¡¡Comparte sin miedo!!!****

Esta entrada fue publicada en Recetas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *