La araña o yo. Anécdota irlandesa

Resultado de imagen de panico hercules
Pánico a las arañas.
¿Os suena?
¿Y a quién no le puede dar miedo ese bichito patilargo y con tantos ojos?
No puedo ni imaginarlas!!
Y es que creo que la culpa, después de mucho pensarlo…creo que son las mismísimas patas!!
Tiene tantas patas…y van tan rápido…
ay ay!!

 
Bueno…pues hoy es día de anécdota.
Me ocurrió durante mi periodo de au pair con mi primera familia.
Una de estas noches en las que te acuestas pronto porque estás cansadx, coges el móvil para ponerte un poco al día…y  terminas pasando unas cuantas horas de tu vida nocturna (que podías a ver aprovechado haciendo algo mucho más productivo…como dormir), pegadx a la pantalla del móvil.
Y como no, cuando ya te decides ir a dormir, sales de la cama perezosamente para ir al baño por última vez en la noche y/o lavarte los dientes.

¿Para qué ir calzada al baño si está a 4 pasos de tu habitación, estabas metida en la cama y vas a tardar 0, ?
Pues así hice niños y niñas…
Descalza…ignorante de la vida…

Y para que os riáis más aún de mi, os contaré la historia literal.
Tal cual la escribí en el grupo de mi familia  de Whatsapp en cuanto pude salir del baño….si, leéis bien…en cuanto pude, ¡que no fue fácil! (Me ahorraré los comentarios de mi padre y hermana riéndose de mi y mi madre compadeciéndome para que no sea tan humillante…)
Y aquí va…será corto, lo prometo…pero preparar palomitas porque es de película!!
Cómica, claro…
“-.- Casi muero en el baño, lo juro”
“Voy tan tranquila a mear, me siento y veo un arañón casi Tarántula en el borde de la bañera”
-.-
“Y digo… haz como que no has visto nada y lávate los dientes….que ahora tienes que pasar por la puerta y pasas a su lado…”
“Me levanto a lavarme los piños y mueve las patitas y yo… me cago en tu vida como te muevas me da un tabardo…
“Me lavo los dientes… y me quedo mirándola fijamente desde la taza…” (que está enfrente de la puerta, donde estaba ella)
“¿qué cojones hago si estoy sin calcetines!?”
“Se mueve… y yo pensando… están todos durmiendo y no puedo llamar a nadie…”
“Vuelve a la esquina…y digo ya lo tengo, si se mueve le tiro la toalla y la piso”
“5 minutos después decide huir por la puerta y yo pienso… y una mierda!! Y que te metas en mi habitación” (Justo al lado del baño)
“Toalla en manola relio  y se la tiro… piso todo lo que puedo”
“Me asomo con cuidado y…. muerta!”
“La muevo para quitarla de la toalla… y se estaba haciendo la muerta la muuu puta!!”
“La termino de matar, la cojo en papel y a la taza…”
“Enserio… 5 minutos perdidos de mi vida pro la puta araña…. aquí un día me da un tabardo ehh”
“Y Cian (el padre de la familia) preocupado por las  musárañas!!”
“Dame musarañas… tooodas  las que quieras cohones!! Pero limpia la casa de arañas!!”

“Y ya me he venido corriendo a la cama (y después de mirar debajo de las sabanas
 y  almohadas, como cada día, por si una se ha autoinvitado a mi cama y no he visto nada… me voy a dormir…)”

Prometo que ahora, un año después de esta pequeña aventura estoy intentando controlar mi miedo, afrontarlo y no matarlas…las “buenas”, las patilargas al menos…
De hecho…tengo una viviendo en mi baño. Es pequeñita… incluso le he cogido cariño oye!!
jajajaja

Y vosotros, ¿tenéis alguna anécdota de este tipo? ¿que bicho os da miedo/asco/pánico?
Contadme!!

*¿formas parte de esta aventura?*
**…Como siempre os digo…soy bruja pero no adivina. Feedback en los comentarios!**
 ***¡seguirme! para ver mis nuevas entradas y animarme a seguir escribiendo!***
****¡¡¡Comparte sin miedo!!!****

 

Esta entrada fue publicada en Anécdotas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La araña o yo. Anécdota irlandesa

  1. Aradlith dijo:

    jajajaja
    No suelo comentar, pero esta anécdota me pudo ^^U. Te entiendo completamente, yo tampoco soporto a las arañas. Solo que me parece que soy más extremista que tu… Hace unos años prendí fuego al baño por una araña que vivía en un hueco de la bañera y se asomaba a cotillear cómo me duchaba. La cuestión era que se escondía cada vez que iba a matarla, y no podía hacerlo, así que dije: "uhm… voy a darle con agua de la ducha para tirarla al suelo con el chorro, y luego la piso". Pero, aunque le di y perdió el equilibrio, la araña pudo volver a su agujero. Así que cambié de estrategia: echarle un chorro de gel encima para que la tirase, y si tal que la aplaste un poco… Pero tampoco. Probé con… ¿acetona, alcohol? Ahora no lo recuerdo, pero algo inflamable, también sin éxito. Al final, enagenada por la humillación a la que me sometía la araña, cogí papel higiénico y le prendí fuego. El suelo del baño ardió un minuto al menos por el mejunje que había… y se apagó por el agua. En mi defensa diré que era adolescente, y que de aquella sobre todo las arañas me daban tanto miedo que me impedían pensar con claridad… Y que fue ese día cuando decidí empezar a hacer frente a ese miedo para no volver a montarla.
    Saludos!

  2. O.O
    Ay mi madre!! Tu me superas en anécdota!! jejeje
    Me alegro que no pasara nada grave y el incendio durara poco… espero que al final la muy maldita muriera!!
    que no nos puedan las arañas!! jejej
    Saludos y gracias por contarnos tu experiencia con estas patilargas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *