¿Tu también quieres volar? Artículo publicado en el libro de la feria de Herencia

Hola gentecilla!
Hoy os traigo un artículo que me pidieron para publicar en el libro de la feria de mi pueblo, Herencia, y ya que ha sido publicado…lo comparto con todos vostr@s!
Me pidieron que contara un poco mi experiencia e intentara animar a personas que querían salir y no se atrevían…no se si lo conseguiré, pero puse todas mis ganas!!
Y sin más dilación…aquí lo tenéis!!
Os invito a comentar de bajo que os parece, muchas gracias!!

¿Tu también quieres volar?
Recuerda que puedes ser todo lo que quieras llegar a ser. Albert Espinosa
Escribe algo para animar a los jóvenes que quieran viajar y hacer algo diferente en el pueblo, que hay más de los que parece”, eso me dijo María Jesús… me lo pensé bastante, pero al pensar que escribir esta página podía animar a alguien me decidí a hacerlo.
No se convencer a las personas, el don de la palabra no es lo mío, por eso siempre intento ser directa y con esto, también lo seré:
Busca lo que te haga feliz, y si viajando lo puedes conseguir, hazlo.
 
Killarney National Park

 

Con 14 años (o antes) ya le decía a mis padres que yo quería viajar, ver todo el mundo si fuera posible. Ellos no lo creían, yo tampoco al principio. Era dependiente, asustadiza y necesitaba tener la confianza de los demás para atreverme a hacer algo, por mínimo que fuera, y aún así pensaba que cuantas menos cosas hiciera, menos probabilidades había de hacerlo mal y por lo tanto más ganaba.
¡¡Error!!
Unos años después lo entendí, quien no arriesga, no gana.
Conseguí mis títulos y…no os voy a engañar, la situación laboral ayudó a decidirme, sabía que no iba a encontrar trabajo fácilmente así que me sirvió como excusa para buscar formas de trabajar y viajar a la vez.
Lo primero que quería hacer era irme de voluntariado, pero tuve que descartarlo (de momento), con todos los que hablé me dijeron que necesitas tener algo ahorrado (todos los gastos los pagas tú) y con mi único trabajo en vendimias… no daba para mucho!
Seguí buscando y conseguí información de Erasmus+, otra opción de voluntariado, pero en la que te dan un dinero mínimo para poder mantenerte. Me gustó bastante esta idea y casi comienzo a mover papeles cuando encontré otra opción que me llamó mucho la atención y sin pensarlo demasiado (estas cosas que haces por hacer pensando que no vas a conseguir nada) me convertí en Au Pair: Vivir en casa de una familia para cuidar a sus hijos mientras aprendes el idioma a cambio de un sueldo semanal mínimo pero sin gastos de vivienda y comida. (Hay mucho debate sobre el trabajo de una au pair, si queréis saber más, al final os diré como).
Próximo destino, Irlanda!! Para mejorar mi limitado inglés y cuidar a dos rubias preciosas en una familia genial.
No os voy a mentir, mientras hacía todos los preparativos estaba contenta de mi decisión pero sin saber muy bien lo que estaba haciendo, me parecía un plan perfecto…hasta que fui al aeropuerto (que no había ido nunca) y me despedí de amigos y familiares para una larga temporada.
El gigantesco aeropuerto y la despedida fue dura, pero la espera del avión…la espera sola…fue un golpe de realidad. “¿En qué me había metido?”
Eso pensé el 16 de agosto del año pasado sobre las 10:00…. y seguí pensando eso hasta que llegué a la casa de la familia a la 1 de la mañana, caí rendida en la cama y cuando me desperté al día siguiente mi chiphabía cambiado. Si, aún era raro, es normal… vivir en una casa que no es la tuya, con una familia que no es la tuya y lejos de los tuyos, pero estaba feliz de mi decisión e iba aprovecharla todo lo que pudiera.
                                                                                    Cliff of Moher. Galway

11 meses después, estoy escribiendo esto en Herencia, en mi casa y os puedo asegurar que es la mejor decisión que he tomado. ¿Ser Au Pair? No, aunque es una experiencia genial de la que no me arrepiento y que repetiré pronto ¿Viajar? Si, pero tampoco. Realmente la mejor decisión que tomé fue hacer lo que sentí que tenía que hacer; en mi caso, viajar. Y siendo au pair lo conseguí.

 

Las horas de trabajo son horas de trabajo pero…durante mi tiempo libre lo pasé conociendo la ciudad donde vivía y una vez pateada y aprendida tocaba conocer nuevos pueblos, ciudades y sitios mágicos. Y no solo es una experiencia única por viajar, lo es también por las experiencias a las que te lleva: conoces nueva gente y te conoces a ti mismo, creces y sin darte cuenta aclaras tu mente para saber realmente lo que quieres, lo que te llena y te hace feliz. Ves y aprendes de nuevas culturas (para bien o para mal) conoces diferentes formas de vida y sobretodo abres la mente. Creo que viajar es la mejor forma de conocer la realidad.
Esto no lo escribo para motivar a los jóvenes. Lo escribo para todos los que queráis hacer algo y aún no os atrevéis.
A los que sois jóvenes y no os atrevéis aún pero lo tenéis claro, intentarlo al menos, ir pasito a pasito…. y los padres de estos jóvenes que no quieren que sus hijos salgan del nido…dejadles, es fácil decirlo, lo se, pero vosotros ya habéis vivido vuestras vidas (y aún lo estáis haciendo) dejad que ellos empiecen a hacerlo.
Muchos diréis “como no eres madre/padre no puedes entenderlo” y es cierto, pero yo os digo que nosotros no podemos entenderos a vosotros pero vosotros si a nosotros, tuvisteis nuestra edad, tuvisteis y tendréis sueños. Motivad a que consigan lo que quieren! 😉

Y ya sabéis, si queréis saber más sobre el tema de ser Au Pair desde mi punto de vista, pinchar aquí. 🙂
Cualquier duda u opinión podéis comentar o escribirme en la página de facebook.  https://www.facebook.com/volandoconmispropiasalas
P.D La gente se priva de las cosas porque cree que no le corresponden, pero este mundo tiene los límites que desees ponerte.Albert Espinosa
 
 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones de un viajero y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *